difusión
congresos y concursos
Desde el año 2013 hemos organizado y participado en varias jornadas, congresos, concursos, talleres y eventos de todo tipo para lograr la mayor difusión del BIM entre los agentes del sector de la arquitectura, ingeniería y construcción.
JORNADA BIM 2013
CONCURSO BIM 2014
CONCURSO BIM 2015
BIMTECNIA 2016
Archetypon Slideshow Classic
Stacks Image 2909
noticias
La B del BIM
Muchos son los significados que se aplican al ya manido acrónimo. La mayor parte son variaciones sobre la "M". Model, Modelling, Management,… dependiendo de si hablamos del objeto, del proceso o de la gestión del trabajo. Obviamente esta percepción sesgada está provocada por los fabricantes y distribuidores de software, que han insistido hasta la saciedad en que BIM es todo aquello que sus aplicaciones son capaces de realizar. Así cuando se habla de las dimensiones del BIM, son todas distintas utilizaciones de sus programas sobre un modelo.

En una evolución cognitiva posterior, los usuarios y entendidos en la materia, insisten en la importancia de la "I". Todo es información. Si no hay información en el modelo, no hay BIM, sólo un modelo 3D desnudo. Es muy sencillo encontrar artículos y publicaciones donde se prepondera el valor de la "I" por encima de las otras iniciales. Y es cierto que sólo aplicando la experiencia y el conocimiento es posible "rellenar" ese modelo con la información "útil" que más adelante nos sirva para ejecutar la obra o mantener el edificio más eficientemente.

Pero si reflexionamos un poco, la "I" y la "M" son proceso. Son el medio para llegar al fin, que es la "B". No olvidemos que el BIM no tiene sentido en si mismo si no es para llegar a materializar un edificio y poder utilizarlo. Habitarlo. Cuidarlo, y llegado el caso, sustituirlo.

No deberíamos ensimismarnos con el método, más de lo que realmente pueda aportar a mejorar ese edificio.

Mientras creamos que el BIM es la herramienta que nos permite construir y operar nuestros edificios más eficientemente, estaremos quedándonos muy atrás en nuestras expectativas.

Personalmente creo que es importante pensar y utilizar el BIM para la mejora del edificio, la mejora del diseño, y de la posterior habitabilidad. Ahora podemos calcular el coste, planificar su ejecución, analizar su estructura, contener la documentación asociada… pero deberíamos enfocarnos en como mejorar su accesibilidad, estudiar los flujos de fluidos, las circulaciones, las visuales desde su interior… y por supuesto la tecnología nos permite hacer todo esto. Sólo falta que pongamos mayor interés en estos análisis.

Recientemente se está sustituyendo el nombre de modelo BIM por el de "Digital Twin". Más fácil de traducir y mucho más evocador. Soy de la opinión de que el "Gemelo Digital" es un término mucho más apropiado para referirse al modelo. Permite entender que ese doble virtual existe como modelo sobre el que verificar las bondades de su hermano real. El que de verdad existe o existirá.
Comisión BIM interministerial del gobierno de España.
El Boletín Oficial del Estado del día 2 de febrero publicó el Real Decreto 1515/2018 de 28 de diciembre por el que se crea la Comisión Interministerial para la incorporación de la metodología BIM en la contratación pública, con entrada en vigor al día siguiente de su publicación.

El acuerdo se tomó en el último Consejo de Ministros del pasado año.

Esta Comisión integrará a representantes de los Ministerios de Fomento, Hacienda, Transición ecológica, Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, del Interior, de Educación y Formación Profesional, de Industria, Comercio y Turismo, de Economía y Empresa, y de Ciencia, Innovación y Universidades, todos ellos con rango de Subdirector General o equivalente.

Sus funciones serán la de elaborar un Plan de incorporación de la metodología BIM en la contratación pública de la Administración General del Estado y sus organismos públicos que de forma progresiva permita establecer unos umbrales de obligatoriedad así como los criterios de valoración de los pliegos de condiciones; Seguimiento de las medidas contenidas en el Plan; Realizar acciones de información y formación del personal encargado del puesta en marcha del plan; Representar al Reino de España en los distintos foros internacionales; Recibir e intercambiar información con otros departamentos de la Administración General del Estado o incluso de comunidades autónomas.

Con el fin de asesorar a los miembros de la Comisión, se creará un Comité Técnico y unos grupos de trabajo. Éstos estarán formados por expertos tanto del sector público como privado. Los colaboradores externos de la Comisión tendrán voz pero no voto.

Llaman la atención una serie de puntos de este RD: Es de agradecer su apuesta por los estándares de código abierto, pero la estructura y cometidos de esta Comisión tiene singulares parecidos con la antigua es.BIM del Ministerio de Fomento, y una vez más se insiste al menos dos veces, en que estos trabajos NO GENERARÁN GASTO. Parece que de nuevo se solicitará la ayuda de voluntarios que trabajarán gratuitamente para funcionarios con nómina mensual que cobrarán dietas por cada reunión que asistan.

Por si lo anterior no fuese suficientemente triste, su alcance se limita a la administración general del estado, y las comunidades autónomas regularán independientemente sus propios contratos públicos. Lamento que de esta comisión no surja una modificación de la Ley 9/2017 que permita realmente la utilización del BIM en las obras públicas. Esta Ley si que es de ámbito estatal y unificaría procedimientos y criterios en todo el territorio nacional.
El IPD como modelo de contrato de la administración pública.
Fuente: leanipd.com (04.02.2019)
La Ley 9/2017 de Contratos del Sector Público supone para muchas Administraciones Públicas un auténtico impedimento para poder llevar a cabo una contratación con un IPD. Ni siquiera las agencias y administraciones públicas norteamericanas están actualmente usando este sistema debido a la restrictiva interpretación de sus leyes de contratación. Sin embargo, en Canadá, casi todos los contratos tipo IPD han sido realizados por agencias públicas.

En la práctica existen dos formas de llevar a cabo este tipo de contratos desde una AAPP:

La primera sería una utilización más "ligera" del IPD mediante contratos de proyecto y obra con un precio máximo garantizado en los que la elección de los adjudicatarios no influya tanto la oferta económica como los méritos o la comprensión de los intereses del cliente. Se trata de elegir por méritos y no por precio.

La segunda forma también utilizada con éxito anteriormente consiste en la colaboración público-privada gestionadas por una "entidad de propósito especial" mediante la creación de empresas mercantiles participadas por la administración. Este sistema puede ser más interesante cuando se persigue un fin muy concreto o un proyecto singular que justifique la complicación de la creación de esta entidad.

Como conclusión, la transparencia y otros beneficios propios del IPD deberían ser suficiente justificación para su utilización de forma masiva por la AAPP.
Stacks Image 518